contacto.  871 236 046  .  622 866 102

El dolor está en Nuestro Cerebro

Posted by on in Laura Ortega
  • Font size: Larger Smaller
  • Hits: 2612
  • 0 Comments
  • Subscribe to this entry
  • Print

El dolor está en nuestro cerebro

Luis tenía 12 años cuando le amputaron su pierna izquierda a causa de un cáncer óseo. Éste fue el comienzo de un largo y doloroso camino. El dolor fantasma procedente de la pierna amputada le atormentó durante toda su adolescencia. Al comenzar la universidad su dolor se hizo insufrible, cada día tomaba un cóctel analgésico para controlar sus síntomas pero esto ya no era suficiente. Era incapaz de concentrarse en sus estudios, afectó a su carácter y se volvió introvertido, empezó a sufrir ansiedad y depresión…

Por suerte, le hablaron de una nueva terapia, simple pero revolucionaria, que se basaba en el hecho de que el dolor crónico es consecuencia de una alteración en el sistema de procesamiento del dolor del cerebro. Luis empezó, así, un tratamiento durante 2 semanas, empleando la terapia del espejo (Ramachandran, 1994). Luis se sentaba al lado de un espejo de forma que el reflejo de su pierna derecha simulase su pierna izquierda y entonces empezaba con una rutina de ejercicios. Poco a poco el dolor fantasma en su pierna izquierda fue disminuyendo hasta su total desaparición. Luis actualmente no sufre dolor fantasma, sólo ha tenido algún episodio puntual en situaciones de estrés y ha sido capaz de controlarlo con medicación.

La terapia del espejo es sólo un ejemplo de cómo la ciencia está empezando a comprender el dolor y cómo éste es procesado en el cerebro humano.

Actualmente se sabe que aunque el daño físico es importante para determinar el grado de dolor no es el único factor implicado. El cerebro construye el dolor no sólo basándose en el daño si no también en pensamientos, sentimientos, creencias, expectativas, experiencias pasadas… Algunos de estos factores pueden aumentar o disminuir el grado de dolor que sentimos. Estos factores también pueden perpetuar el dolor cuando el sistema está en alerta a largo plazo, incluso después de que la lesión física inicial se haya curado.

Diferentes estudios calculan que en España, aproximadamente, un 20% de la población en edad de trabajar padece dolor crónico, Se considera crónico un dolor que se sufre durante más de seis meses seguidos, sin que ningún tratamiento médico lo solucione lo que acarrea importantes repercusiones de salud, sociales y laborales.

La lesión en los tejidos no es la causa del dolor crónico que sufren pacientes diagnosticados de fibromialgia, migraña, síndrome doloroso regional complejo o con dolor de espalda que no se resuelve tras cirugía. En estos pacientes el sistema de procesamiento central del dolor sufre una disfunción. Incluso, se ha comprobado que la estructura del cerebro se modifica, en muchos pacientes con dolor crónico el mapa cerebral cambia, se asignan más neuronas relacionadas con la zona dolorosa.
Se dice que el dolor está en el cerebro porque es el órgano que genera la experiencia, dos personas ante la misma lesión dependiendo de todos los factores anteriormente mencionados sufrirán una experiencia de dolor muy diferente, mientras una de ellas sufrirá un dolor insignificante la otra podrá desarrollar un dolor muy intenso que se acabe cronificando.
Se ha comprobado que la ansiedad y una actitud negativa y catastrofista aumentan la experiencia de dolor. La ansiedad cambia la estructura del cerebro para interpretar las señales de daño físico de forma diferente, amplificando la respuesta de dolor. Al contrario el cerebro disminuye la experiencia de dolor si estamos distraídos, por ejemplo, se ha demostrado que la meditación es útil para regular la intensidad del dolor que puede sentir una persona.
Los investigadores en el campo del dolor han llegado a la conclusión de que el tratamiento del dolor crónico no puede sólo basarse en medicación, ha de complementarse con terapia cognitivo-conductual y ejercicio físico entre otros métodos. El equipo multidisciplinar que trate personas en esta situación ha de estar formado por médicos, psicólogos, fisioterapeutas…

0

Especialista en disfunción cráneomandibular y dolor orofacial

Diplomada en Fisioterapia por la Universitat de les Illes Balears (UIB, 2004), especializándose en Terapia Manual y manejo del dolor musculoesquelético y más adelante en dolor orofacial y disfunción cráneomandibular.
Fisioterapeuta colegiada número 408 por el Ilustre Colegio Oficial de Fisioterapeutas de las Islas Baleares, socia 101 de la Sociedad Española de Fisioterapia y Dolor (SEFID) y Terapeuta Oficial en España CRAFTA (www.crafta.org)

Comments

  • No comments made yet. Be the first to submit a comment

Leave your comment

Guest Jueves, 21 Noviembre 2019
Laura Ortega
Especialista en disfunción cráneomandibular y dolor orofacial
Diplomada en Fisioterapia por la Universitat de les Illes Balears (UIB, 2004), especializándose en Terapia Manual y manejo del dolor musculoesquelético y más adelante en dolor orofacial y disfunción cráneomandibular.
Fisioterapeuta colegiada número 408 por el Ilustre Colegio Oficial de Fisioterapeutas de las Islas Baleares, socia 101 de la Sociedad Española de Fisioterapia y Dolor (SEFID) y Terapeuta Oficial en España CRAFTA. leer más...